Octavio Paredes López preside reunión sobre biotecnología en los productos alimenticios

Convocada por la Asociación Visión Navolato 2040, el Ayuntamiento de Navolato y el CODESIN zona centro, se llevó a cabo la Reunión Interactiva que fue presidida por el doctor Octavio Paredes López, miembro de El Colegio de Sinaloa, en la cual se abordaron temas sobre cómo dar valor agregado a los productos alimenticios a través de la biotecnología. Durante esta reunión también se contó con la participación del Dr. Jorge Milán Carrillo, Dr. Cuauhtémoc Reyes Moreno, Dr. José Antonio Garzón Tiznado, Dr. Ignacio Contreras Adrade, Dr. José Ignacio Inzunza Urrutia, y el Dr. César Francisco Irazoqui Galaviz. Esta actividad se llevó a cabo este viernes 7 de julio, y tuvo como sede Agroindustrias del Norte.

Para dar la bienvenida, el Ing. Daniel Cardenas Cevallos, presidente del Consejo Visión Navolato 2040, mencionó que “este es el inicio de un compromiso de ellos y nosotros para empezar a revolucionar Sinaloa, basados en la biotecnología y en la ciencia que ha sido uno de los atributos que tenemos en Sinaloa, pero que al no valorarlo pues han emigrado. Ellos son talento sinaloense, nuestros, pero en este momento ellos expresaron su mayor compromiso de empezar a generar en Sinaloa todo un proceso de cambio profundo basado en la tecnología”.

Al iniciar su participación, el doctor Paredes López mencionó que prefirió organizar una reunión y no sólo una conferencia, pues “estamos enfrente de grandes cambios en la forma de vivir de las personas, de riesgos, se genera mucho más rápido el conocimiento en este tipo de ciencias que en la manera que la sociedad tiene para avanzar, y eso por supuesto que inhibe el crecimiento de algo que está tan fuerte el desarrollo como lo es la biotecnología. Entonces sugerí invitar a mis ex alumnos que son de aquí de la UAS, otros que no son mis ex alumnos… Mis colegas y yo hicimos una selección, en la creencia que podemos transmitir a ustedes esto, que pudiéramos retroalimentarnos de su visión”.

Con respecto a la formación de profesionistas en los diversos campos del conocimiento, el doctor Paredes López criticó el descuido en cuanto a educación, pues “la sociedad mexicana ha tardado mucho tiempo en identificar que el único camino pasa necesariamente por la educación de calidad y por la ciencia y tecnología, y la verdad es que vamos para atrás, sencillamente porque otros países crecen muy rápido, Estados Unidos, Canadá, los países de Europa, y más recientemente Asia, donde solamente un país de un millón de habitantes, Singapur, tiene más universidades de excelencia en el ranking internacional que América Latina sola, que México nada más tiene a la UNAM, en América Latina son 4 o 5, y ese país de 12 a 14, y uno quisiera cambiar ese tipo de percepciones a nuestro país”.

Para solucionar los problemas en estos rubros, el doctor comentó que “No quiero que nos quedemos en una esquinita pensando todo tipo de cosas, al contrario, quisiéramos ayudar a la sociedad para una mejor transformación, incluso aceptando los propios errores que tenemos y que queremos corregirlos, pero si seguimos de esta manera, cada quien por su camino, nosotros publicando papers, tratando de hacernos más famosos en el mundo, la solución no está ahí”.

Por su parte, Jorge Milán explicó que “en el 2015 salió un documento de un consejo de innovación, ciencia y tecnología a nivel nacional que hizo un estudio que hablaba basado en indicadores en cada estado de la Republica Mexicana de cuáles eran los pilares para el desarrollo de ciencia y tecnología”.

Estos pilares en un contexto general “hablan de cuáles son las leyes que le atribuyen a cada estado referente a como se debe desarrollar la innovación, la ciencia y la tecnología en cada estado; de acuerdo a los indicadores Sinaloa ocupa el décimo lugar”.

Asimismo, explicó que hay otro indicador que habla de la inversión pública y privada en ciencia y tecnología, “los cuales hablan de las inversiones de los sectores públicos estatales con respecto a esto, y nos damos cuenta que ocupamos el lugar 30, quiere decir que si tenemos 32 estados, solamente le ganamos a Chiapas y a Oaxaca. Siendo el nuestro un estado tan remunerado económicamente, su inversión privada y pública en ciencia y tecnología prácticamente es escasa”.

Agregó que valdría la pena tomar en cuenta estos pilares, “porque cuando hablamos de educación superior hablamos de la cobertura, y Sinaloa se encuentra en sexto lugar, nuestro estado tiene una importante cobertura en este sentido”.

Pero por otro lado, dijo Milán Carrillo que “si hablamos de educación básica el panorama da tristeza, estamos en el lugar 18 a nivel nacional, en producción científica en el lugar 14, en empresas innovadoras en el 18, en tecnología e innovación en el 16; nuestro estado con ese potencial, prácticamente tiene un rezago bastante importante”.

Durante su participación, Cuauhtémoc Reyes Moreno mencionó que los científicos e investigadores opinan que mientras transcurre el siglo XXI, los consumidores van demandando alimentos que reúnen una serie de características tales, que no sólo nos alimente y nos nutra, “sino que ofrezcan un beneficio a la salud, el alimento ideal del siglo XXI es aquel que tenga los nutrimentos que los seres humanos necesitamos para el mantenimiento, crecimiento y desarrollo que contenga compuestos reactivos que ayuden reducir enfermedades del tipo crónico degenerativo como hipertensión, diabetes, cáncer”.

Además, que sea producido con pocos volúmenes de agua, “en envases biodegradables y que sean destinados a niños, adultos y mujeres embarazadas, de esa manera no habrá ninguna duda que los alimentos serán aceptados”.

Agregó que si de algo tenemos que estar orgullosos es de nuestros orígenes, “tenemos que hacer el esfuerzo en la vida diaria para que las cosas funcionen mucho mejor y los mexicanos tengamos mejor calidad de vida, por ello con el equipo de investigación con el que trabajo hemos dedicado al estudio de granos que son parte de nuestra cultura. El imperio Maya y el Imperio Inca, por mencionar algunos, tenían granos básicos como el frijol, maíz, amaranto y chía, para la vida cotidiana”.



Mapa de Sitio