Enrique Patrón de Rueda dirige la ópera Elixir de Amor

Para dar inicio a la Temporada de Primavera de la Sociedad Artística Sinaloense (SAS) y del Instituto Sinaloense de Cultura (ISIC), se presentó la ópera Elixir de Amor, la cual contó con la dirección artística del maestro Enrique Patrón de Rueda, miembro de El Colegio de Sinaloa, los días 28 y 29 de marzo, en el Teatro “Pablo de Villaviencio”, en Culiacán; y el 31 de marzo en el Teatro Ingenio, en la ciudad de Los Mochis.

Enrique Patrón de Rueda fue el encargado de dirigir a la Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes (OSSLA), al Estudio-Taller de Ópera de Sinaloa y el Coro de la Ópera de Sinaloa; y se contó con la participación —como protagonistas de esta obra— de la soprano Ana Capetillo, como la desdeñosa y adinerada Adina; el tenor Mario Rojas como el pobre y enamorado Nemorino; los barítonos Daniel Noyola, excelente en su papel del charlatán Dulcamara, y Juan Carlos Heredia, que cautivó como el pedante sargento Belcore, mientras que la mezzosoprano Angélica Mata, se vio divertida en su papel de la traviesa Gianetta; además de la dirección escénica de José Medina con vestuario y escenografía originales para este montaje.

Elixir de amor es una ópera cómica escrita por Gaettano Donizetti, estrenada en 1832, en la cual se narra la historia del campesino Nemorino, quien se enamora de la rica del pueblo, Adina, quien no lo toma en cuenta. Sin embargo, un día llega al pueblo Dulcamara, un charlatán que vende remedios curalotodo, a quien el enamorado le pide un filtro de amor. El charlatán, con tal de vender, le ofrece un vino de Burdeos, que supuestamente hará la magia. Mientras, Adina se compromete en casamiento con Belcore, un militar de paso por el pueblo.

La ópera destaca por la belleza de su música, por la alegría de sus coros, sus trajes de época, de los años 30 del siglo XIX, la ambientación perfecta, con una escenografía vistosa y de corte tradicionalista, y por contener una de las arias más famosas de todos los tiempos: Una furtiva lágrima.

*Con información e imagen del Instituto Sinaloense de Cultura.