Federico Páez Osuna diserta sobre la calidad del agua en granjas de camarón

Para dar a conocer los factores de producción con los últimos avances de parte de especialistas del camarón de cultivo, se realizó el Primer Foro del Camarón de Cultivo, convocado por el Comité Nacional Sistema Producto Camarón de Cultivo, el día jueves 9 de enero de 2017, en el Salón 53, en la ciudad de Culiacán.

En este evento se contó con la presencia de Federico Páez Osuna, miembro de El Colegio de Sinaloa; y Rosalba Alonso Rodríguez, quienes expusieron el tema “Calidad de agua y fitoplancton, importancia, efectos y manejo”.

El doctor Páez Osuna comenzó su disertación explicando que, como toda actividad, la acuacultura o camaronicultura “tiene que enfrentar retos científicos, económicos, sociales y de sustentabilidad”. Mencionó que el éxito de un cultivo de camarón tiene que ver con dos grandes cosas “tenemos que pensar en la capacidad del organismo, o sea nuestro camarón, qué características tiene, pero por otro lado también tenemos que pensar en la capacidad del ambiente: su temperatura, ph, oxígeno disuelto, iones mayoritarios que están ahí presentes, compuestos de nitrógeno y, por qué no, también de algunos de los llamados oligoelementos, entonces todo esto se vuelve importante”.

Para contextualizar, cuestionó ¿por qué falla la camaronicultura? “Uno de los problemas es que a veces las granjas están ubicadas en sitios que no son los idóneos; si se tiene una granja ubicada en un sitio que recibe recurrentemente efluentes municipales o de una minería, estamos en problemas muy serios. El otro aspecto, que depende más de ustedes, son las prácticas de manejo, sobre eso sí pueden hacer mucho al respecto, pues entran cosas como la fertilización, la sobre alimentación, el uso incorrecto de los alimentos, tasas de recambio muy altas, que no necesariamente benefician al cultivo, tratamiento inadecuado de los estanques. Otro problema que parece muy simple, y no le tomamos la atención debida, es el problema del clima y de eventos que pueden llamarse anómalos, pues esta especie es muy sensible a los cambios del clima”.

Al considerar como un factor importante, Páez Osuna mencionó que la calidad del agua ”es un conjunto de variables fisicoquímicas y biológicas, que tienen que ver con el éxito del cultivo de camarón, pero pueden detonar crisis o desastres como enfermedades, FANS (florecimientos algales nocivos), anoxias episódicas… se describe midiendo variables físicas, químicas y también utilizando algunos índices de calidad”.

Asimismo, explicó que la importancia del manejo en la calidad del agua es mantener condiciones óptimas para el crecimiento de los organismos, ya que la calidad del agua es determinante en la supervivencia y crecimiento de la alimentación, la respiración, reproducción, el crecimiento y el sistema inmune. Además agregó que entre los principales problemas de la calidad del agua se encuentra el crecimiento excesivo de fitoplancton debido al enriquecimiento de nutrientes, esto se debe a la sobre-alimentación, sobre-fertilización, estanques viejos e inadecuadamente manejados, desde el punto de vista de la productividad para el camarón.

Explicó que es fundamental cuidar el manejo de la alimentación como otro punto crítico, “lo común es sobre alimentar, lo que provoca deterioro en los estanques, ya que el alimento que se da de más al camarón se va al fondo del estanque y crea condiciones anaeróbicas, lo cual es una invitación a enfermedades y pérdida de dinero”.

Con respecto a la temperatura, destacó que es muy importante medir las variables de ésta y el pH del estanque de camarón, “existen recomendaciones del pH que debemos tener en nuestros estanques, si estamos fuera en el intervalo del pH se pueden tener problemas con nuestro producto, para los camarones el pH recomendado es un promedio entre 6.5 y 9, pero la realidad es que depende mucho de la salinidad con la que se esté trabajando, en las granjas de Colima, donde se trabaja con agua de muy poca salinidad los pH son un poco distintos”.

Además, el científico mencionó que la temperatura es una variable muy simple de medir: “la temperatura del estanque debe de estar a más de 23 °C y por debajo de 34 °C, por otro lado en algunos manuales, manejan 26 °C, 32 °C; los diferentes estudios que se han realizado dan diferentes intervalos, pero si podemos tener una idea de donde tenemos las temperaturas más adecuadas para el crecimiento de nuestro camarón”.

El doctor Federico Páez concluyó agregando que “el éxito de la camaronicultura es un desafío complejo y difícil, el cuál es indispensable que esté fundamentado sobre conocimientos científicos y empíricos”.

Este foro fue auspiciado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Unión Nacional de Acuacultores A. C.(UNAAC), Instituto Nacional para el Desarrollo de Capacidades del Sector Rural (INCA Rural), y la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca).



Mapa de Sitio